dimarts, 16 de maig de 2017

Antonio Vallejo Nájera y la antigua cárcel de Mujeres de Málaga


https://radiorecuperandomemoria.com/2017/05/15/antonio-vallejo-najera-y-la-antigua-carcel-de-mujeres-de-malaga/



   El día 8 la Junta de Andalucía ponía en marcha el catálogo digital de Lugares de Memoria Histórica de Andalucía. Con ello hoy es posible reconocer, recordar y consultar los primeros 50  Lugares de Memoria según el Decreto aprobado el 2 de agosto de 2001. Sin embargo, hay que reconocer que esto ha sido el resultado de la lucha de todas las asociaciones y colectivos de la Memoria Histórica de Andalucía. Sin ir más lejos, la Asociación de la Memoria Histórica de Málaga ha luchado desde siempre y muy especialmente desde 2011 para que simplemente se pusieran placas de recuerdo y memoria en lugares, un total de cuatro, como el cementerio de San Rafael o en la antigua cárcel de Mujeres de Málaga. En 2014 se señalaron como Lugares de Memoria pero con el tiempo se fueron cayendo los paneles y ….. . Ahora, por fin, se han colocado de nuevo y en la antigua cárcel de Mujeres de Málaga una placa recuerda y homenajea a estas mujeres.
 Comisaria de la Rosaleda. Antigua Cárcel de Mujeres de Málaga. La Opinión de Málaga
   Fundada a inicios del s. XX como prisión correccional, el “Caserón de la Goleta”, hoy sede del cuartel de la Policía Municipal de Málaga, fue clausurada en 1931 por Victoria Kent debido a  su insalubridad y al abandono  de sus instalaciones.
   Tras la ocupación franquista de Málaga en febrero del 37 y ante las detenciones masivas que se produjeron tanto a los sospechosos que permanecieron en la ciudad como a los que se les obligó a darse la vuelta en la carretera Málaga-Almería, una vez cortada, la masificación de edificios como en un principio la Plaza de toros o los sótanos del edificio de Tabacalera o incluso la cárcel nueva, hizo que se trasladaran a las mujeres a este edificio en las mismas condiciones en las que se clausuró.
Queipo de Llano había ordenado que en todo el territorio controlado por el Ejército del Sur que por  cada hombre huido del combate se detuviese a su madre o hermanas, cuñadas o madrastras.
  A un edificio ruinoso, insalubre, que se inundaba, lleno de ratas,  pequeño y que se hacinó hasta límites insospechados, se trasladó a las mujeres, al peor sitio posible. Su edad no importó, desde los trece años hasta los 82. Tampoco importaba su delito, desde la “excitación militar” hasta la “rebelión”. Tampoco importaba si tenían filiaciones políticas o no. La inmensa mayoría eran amas de casa, analfabetas, casadas o con responsabilidades familiares. En Málaga las mujeres habían permanecido en un segundo plano, no había apenas guerrilleras o sindicalistas, aunque todos recordamos a Conchita Gallardo Moreno que combatió en el frente de El Chorro  en la compañía “Andrés Rodríguez” junto a su marido José Sánchez, Comisario Político, o Anita Carrillo, responsable político de la Tercera Compañía del Batallón México, o a Lina Molina, presidenta del Comité de Abastecimiento, todas del PCE.  No importaba la procedencia, venían de toda la provincia y de fuera de ella. Si para el régimen las mujeres eran seres humanos con fragilidad psicológica e intelectual, encaminadas a la maternidad y a la crianza, no recibieron  un trato adecuado. Todas recuerdan la pésima alimentación a base de almortas y verduras podridas, de las pieles de patata o de la fruta, el escasísimo espacio para dormir en el suelo, de la debilidad por la falta de alimentos e higiene, de la presión para rezar, asistir a misas, pero también recuerdan la solidaridad en el reparto de paquetes, de las clases de alfabetización, de la difusión de noticias.
   En agosto de 1938 Franco autoriza la creación del Gabinete de Investigaciones Psicológicas de la Inspección de Campos de Concentración de Prisioneros de Guerra  a petición de Antonio Vallejo Nájera, quien se convirtió en director de estas investigaciones psicológicas , investigaciones que ya había realizado en campos de concentración  alemanes de la Primera Guerra Mundial, y donde entra en contacto con la psicología alemana de la “raza” y que él más tarde combinará con las exigencias de la moral católica, y la influencia de la tradición y del pasado histórico, todo ello afin al pensamiento básico de la derecha antidemocrática  española, y que se llamó “Eugenesia de la Hispanidad” .  Si queréis saber un poco más os remito a un magnifico artículo de nuestro compañero Oscar de Dios,  https://radiorecuperandomemoria.com/2017/02/11/los-hijos-rojos-del-franquismo/
   Este Gabinete tenía la sede en el campo de San Pedro de Cardeña en Burgos. Allí se dedica a realizar test. Algunos de los brigadistas supervivientes recuerdan la presencia de la Gestapo que con unas 200 preguntas en diferentes idiomas intentan estudiar o encontrar el perfil de los “Seres Humanos” que se alistaban en las Brigadas Internacionales.
Comisaria la Rosaleda antigua Cárcel de Mujeres La Opinión de Málaga
   Para el estudio de las mujeres “ marxistas”  Vallejo Nájera se traslada hasta la cárcel de Mujeres de Málaga. Junto a  Eduardo M. Martínez, teniente médico,  director de la Clínica Psiquiátrica de Málaga y Jefe de los Servicios Sanitarios de la Prisión realizan esta investigación. Su objeto de estudio son 50 reclusas, algunas de ellas condenadas a muerte aunque al final todas las sentencias fueron conmutadas con penas de reclusión mayor. No se conocen sus nombres. Sus delitos van desde la necrofagía, ensañarse o burlarse de los cadáveres, militancia política hasta las actuaciones libertarias.  El método es similar al utilizado con  los prisioneros masculinos pero  “sin proceder al estudio antropológico del sujeto… que en el sexo femenino carece de finalidad por la impureza de los contornos” . Además también incluyó testimonios de personas allegadas a las presas.
   Los resultados reportados por Vallejo y Martínez fueron:
  1. Reacción temperamental primaria: Introvertida 70.00, Extrovertida 30.00.
  2. Temperamento: Normal 28.00 (Esquizotímico 12.00, Ciclotímico 16.00), Degenerativos 72.00 (Esquizoides 42.00, Cicloides 20.00, Histeroides 6.00 y Paranoides 4.00).
  3. Inteligencia: Superior 6.00, Buena 12.00, Media 32.00, Inferior 46.00, Débiles mentales 4.00.
    Vallejo y Martínez subrayaron el predominio de la reacción temperamental primaria introvertida y el de los temperamentos degenerativos sobre los normales. Los autores concluían que el marxismo español se nutre de las personas menos inteligentes de la sociedad. Asimismo comentaban el escaso nivel cultural de las presas, considerando este factor como uno de los que hacen que «prendan en ellas fácilmente las ideologías simplistas y materialistas.
  Se hacen eco los autores de la mala situación económica en la infancia y juventud de la mayoría de las presas, pero afirman que no es el hambre de las clases populares el único móvil de su actuación, sino que existen factores tanto genotípicos como fenotípicos que inducen al marxismo revolucionario extremista.
  Los autores subrayaron la predominancia de las personalidades anormales y atribuyeron este hecho a factores hereditarios (antecedentes de psicopatía, enfermedad mental, alcoholismo, delincuencia, suicidio) y a la influencia social de parientes cercanos con ideas extremistas.
  Se ofrecieron también una serie de datos estadísticos sobre vida sexual –incluyendo la edad de desfloración–, toxicomanías, aficiones, ideas patrióticas, ideas religiosas, simpatías nacionales, militarismo y actitudes políticas, sin que los autores extraigan ninguna conclusión relevante respecto del objetivo principal de su estudio.
  Vallejo no considera al adversario político como un enfermo mental, sino como una persona con características psicológicas innatas de carácter degenerativo e inferior que, en contacto con ciertas circunstancias ambientales, se convertirá en ardoroso defensor de determinadas tesis políticas. En este contexto destaca la consideración de la mujer como modelo eminente de características psicológicas potencialmente degeneradas.
  Vallejo Nájera con su estudio sobre las mujeres dio valor científico a la represión y a la humillación que el régimen franquista  quería implantar para exterminar cualquier atisbo de libertad y que las generaciones venideras crecieran en bajo el yugo de la identidad nacional y de la moral católica.
     La antigua cárcel de Mujeres de Málaga tenía fama de ser una de las cárceles más empobrecidas y despiadadas, temida incluso por los propios funcionarios. Las mujeres fueron hacinadas y derrengadas, sin ningún tipo de reconocimiento por su situación de presas y ciudadanas de segunda clase, como todas las mujeres bajo el régimen franquista.
   Fueron olvidadas durante muchos años, demasiados. La historia de las mujeres bajo el franquismo siempre ha sido relegada a un segundo plano. Gracias a las investigaciones que se han llevado a cabo en estos últimos años hemos podido recuperar sus historias, sus luchas y sus vivencias. Es el caso de esta cárcel de mujeres, donde Encarnación Barranquero ha hecho un trabajo encomiable de documentación que arroja un poco de luz sobre estas mujeres que hoy recordamos. Generaciones de mujeres internas que vivieron en condiciones infrahumanas, mujeres que padecieron la humillación, los paseos, la demonización social, acompañadas del hambre y las torturas.
   Este es mi pequeño homenaje a todas ellas. Esta antigua cárcel es un lugar de mi infancia, un lugar del que nunca se hablaba, un lugar del que no se sabía nada de muros para a fuera y del que no se ha sabido nada hasta hoy.
  ¡ Mujeres valientes, mujeres imprescindibles!
Autora: Nanny García Gómez
Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoriaTEAMING